Las quejas son algo inevitable que surgen en cualquier compañía. Por ello es importante saber dónde contactar cuando surgen diversos conflictos, malentendidos o inconvenientes en el servicio.

Acá vas a encontrar los medios por el cual puedes dejar tus quejas, y algunas recomendaciones para tener éxito a la hora de plantear tus reclamos.

¿Dónde puedo presentar quejas en Seguros Rivadavia?

En caso de que tengas alguna queja, en cuestiones menores lo más recomendable es resolver por teléfono. Por cuestiones menores, nos referimos a posibles errores en la facturación del servicio, agregado de servicios, dar de baja, consultas generales, etc.

Todo lo que se pueda resolver por sistema, mediante algún operador, es recomendable hacerlo por teléfono.

El número para comunicarse para presentar este tipo de quejas sería al de casa central, el cual es: (0221) 513-3200.

Recuerda, que en caso de no presentar respuestas que resuelvan tus inquietudes, y si no brindan el servicio que corresponde, puedes recurrir a la SuperIntendencia de  Servicios de Atención al Asegurado a nivel nacional,  llamando al 0800 666 8400 , o bien mandando un correo al denuncias@ssn.gob.ar.

 ¿Que hago si Seguros Rivadavia no atiende mis quejas por teléfono?

En caso de llegado el nivel extremo de no poder resolver tus inconvenientes por este medio, lo que queda es acercarte a uno de sus centros de atención.

En este link, puedes buscar por tu ciudad, y encontrar todos los centros de atención ubicados, con sus respectivas direcciones.

Recuerda que siempre al realizar un reclamo, debes llevar tus facturas, y DNI del titular del seguro. De esta manera acelerarás los trámites.

Recomendaciones para hacer quejas en Seguro Rivadavia

A continuación, te damos unos consejos para al momento de tener que realizar tu queja, ya sea presencial o por teléfono, puedas tener éxito y resolver tu inconveniente.

Esto es importante, ya que al momento de hacer reclamos, la gente suele cometer muchos errores y es por ello que se llevan una mala experiencia.

  • Tener anotado el fundamento del reclamo: de esta manera evitarás irte por las ramas, y al momento de que el personal te haga las preguntas, vas a responder exactamente lo que precisan para atender tu reclamo.
  • Empezar la conversación con empatía: muchas personas, al momento en que los atienden, ya sea en una sucursal o por en llamada telefónica, al estar ya impacientes, se muestran enojadas, y esto empeora muchísimo la situación. Lo más sensato es arrancar con empatía, con una actitud proactiva, y que mutuamente se presente para atender el reclamo positivamente.
  • Tener paciencia: si bien es algo complciado, más aún cuando intentas ya un tiempo comunicarte sin respuestas, tener paciencia en el desarrollo del reclamos es fundamental. Tienes que entender que el personal tiene un protocolo a seguir, y que lo deben cumplir. Es su trabajo. Por lo cual, espera lo que tengas que esperar, escucha, y responde.

Con estos básicos consejos, debes si o si empezar cualquier queja, de otra manera, la relación de persona-cliente se verá afectada desde un principio, y no se prestarán las mejores condiciones para atender estos reclamos. Debes entender, que esta gente debe recibir muchos llamados telefónicos, o atienden a muchas personas durante el día. Por lo cual, debes ser lo más empático posible.